Mensaje Pascual del Párroco de Ntra. Sra. Del Pilar

Diario de la ciudad de Manuel Alberti (30-3-18) www.manuelalberti.com.ar -La Parroquia Nuestra Señora del Pilar, mediante su secretaría de comunicación hizo conocer el siguiente mensaje alusivo a la Semana Santa 2018, en especial para los Pilarenses.

La Pascua es el mensaje del triunfo de la vida sobre la muerte. Sobre todo es resucitar. La palabra Pascua significa paso. Empezar de nuevo como yo digo. A eso nos invita, a empezar de nuevo. Una vida nueva, una vida distinta.

Hay aspectos de nuestra vida a los que debemos morir para resucitar. Nuestros egoísmos, nuestras ambiciones desmedidas, nuestros odios, nuestra manera de juzgar a los demás, nuestros “chusmerios” que llevamos y traemos, que son tan destructivos, nuestra falta de verdad, tanto en nuestra vida, como en lo que hablamos y hacemos. La falta de sinceridad A todo eso es a lo que tenemos que morir, para resucitar a una vida nueva.

Lo de Jesús no fue una actuación. Cuando murió estuvo bien muerto. A su madre se lo bajaron muerto de la cruz. Por eso resucito. Ésta es la gran enseñanza, la vida nueva. Éste paso nos invita a mirar, primero, nuestra vida interior. ¿Tengo esa vida de Dios en mi interior, esa gracia? Solo la gracia puede darnos esa vida nueva. Eso pasa el día de Pascua.

Por eso hacemos un gesto, un signo; renovamos las promesas bautismales. Acompañar a los catecúmenos, a los que van a tomar la primera comunión. A los adultos que van a recibir el bautismo. Acompañarlos a la Pila Bautismal para recibir la vida de Dios.

También nosotros debemos renovar esa vida de Dios,  por eso hacemos la renovación de las promesas bautismales. También por eso nos bendecimos con agua nueva, bajo la luz de un Cirio nuevo. A esto nos invita esa vida nueva.

Lo segundo a lo que nos invita ésta Pascua tan especial, es a la defensa de la vida, esa vida que Dios nos dio, que nos regaló. Esa vida que Él nos da y que a veces despreciamos, tanto en el tema del aborto, como en otras tantas actitudes de todos los días. Por ejemplo, no cuidarnos, no hacer lo que tenemos que hacer en nuestra propia salud.

Hacemos marchas en defensa de la vida y está bien; pero tenemos que encarar una defensa plena de la vida. Cómo conducimos, cómo cuidamos nuestra salud, cómo cuidamos el medio ambiente, son algunas de las actitudes en defensa de la vida. Creo que la Pascua nos invita también a eso.

A todos los pilarenses les quiero desear unas felices Pascuas y una vida nueva. Eso es lo que viene hacer Jesús. Viene a devolvernos la vida. “Señor y dador de vida” como dice la oración. Pidámosle eso y cuidemos nuestras vidas. 

¡Feliz Pascua de Resurrección!

P. Jorge Ritacco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + dieciocho =