1780 días sin ver a su hija desde que el padre biológico se la llevó. Estaba en periodo de lactancia cuando se la quitaron. Pide que la causa se radique en San Martín

Diario de la ciudad de Manuel Alberti (21-1-18) www.manuelalberti.com.ar  – Tiene 34 años y desde pequeña siempre soñó formar una familia, tener y criar hijos con mucho amor y vivir en un cálido hogar. Hasta allí concuerda con el ideal de un deseo de una vida plena de cualquiera, pero para Cintia Spaltro, desde hace 1780 días todo se transformó en una pesadilla.

El padre biológico de su hija más pequeña y ex cónyuge se la llevó para nunca devolverla. Samira Betsabé Capaldi con tan sólo dos años y en periodo de lactancia fue sustraída de los brazos de su madre el 8 de marzo de 2013, previa discusión entre la pareja.

La joven madre vive en la localidad de Tortuguitas, partido de Malvinas Argentinas y tras esta situación intentó hacer denuncias a la Comisaria de la Mujer y Tribunales de San Martin en una semana y nadie la atendió o dio respuestas a su reclamo.

“Tenes que ir al lugar donde vive, en Salto Argentino” fue la respuesta brindada por estos lados a los que concurrió (Comisaria de la Mujer, Comisaría local, 911, Tribunales de San Martín y defensoría del menor en San Martín), donde no le quisieron tomar su denuncia.

De esta forma Cintia se dirigió a la localidad de Salto Argentino, donde está su pequeña en manos de su ex cónyuge y padre de la criatura, quien le dijo que para verla debía hablar con la abogada. En esa localidad intentó hacer la denuncia en la comisaría donde fue llevada por los agentes a la casa, pero no pudo reencontrarse ni traer de vuelta a su pequeña. Cintia declara que nunca fue investigada ante las denuncias contra ella. La situación se había estancado tristemente y recién pudo verla durante alguna audiencia conciliada. El 27 enero de 2015 fue la última vez que la vio y que pudo estar escasos minutos junto a Samira.

La desesperada madre logró conseguir  una abogada de Salto Argentino, “No me defendió como correspondía, porque al parecer es amiga del padre biológico de mi hija” afirma Spaltro.

Con falsas denuncias sobre abandono en su contra, Cintia expone que la Jueza nunca la mandó a investigar “Uno puede denunciar a las personas de todo lo que quiere pero si no la investigan…”, expresó también en ese sentido.

Ahora dispone de un nuevo abogado de Capital Federal y junto a él piden que se traslade la causa a San Martin, pues desconfía del accionar en la localidad donde se encuentra actualmente su hija. De esta manera la madre y la niña llevan separadas 1780 días.

El pedido de la joven madre llegó a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos de Washington, lugar donde envió todas las pruebas concretas y aguarda respuesta.

“Soy una mujer que nunca perdí las esperanzas, hasta acá llegué y no me van a callar. Me han amenazado muchas veces” asiente Cintia Spaltro mientras se aferra a los pocos recuerdos, dibujitos, fotos y ropa de su pequeña hija Samira que quedaron en su casa de Tortuguitas, al mismo tiempo que anhela tenerla junto a Ella para darle un eterno abrazo y decirle que la extraña mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + siete =